banner

Y HOY SOMOS RECORDADOS.

En los años 70´s, en Juticalpa, Olancho se libra una batalla por la tenencia de la tierra. Las organizaciones campesinas luchan por una reforma agraria integral basado en el modelo de las ligas campesinas en Brasil. Los terratenientes apoyados por la fuerza militar de Honduras, se oponen a todo proceso de reforma, amenazando y reprimiendo a los campesinos. Al no llegar a ningún acuerdo, entre 1972 y 1975 ocurren las Masacres de La Talanquera, Santa Clara y Los Horcones, hechos que quedaron en completa impunidad. Cincuenta años después, en Honduras, la tierra sigue siendo el problema fundamental del campesinado.